Plantas de Exterior

SAM_3841

Cuidado de plantas en terrazas y balcones

 UBICACIÓN

 Al igual que ocurría con las plantas de interior, a la hora de colocar nuestras plantas en la terraza debemos atender a dos aspectos fundamentales: Luz y Viento

Luz: Según el sol que reciba la terraza por su orientación, deberemos escoger plantas par sol o para sombra. De forma general debemos saber que las plantas con flor y las de hojas coloridas necesitan más sol. (Entre 5-6 horas diarias)

Algunas Plantas para sol

Algunas Plantas para semi-sombra: Crotons, Costilla de Adán, Geranios, Begonias, Diplademias, Impatiems, Kalanchoes, Anthurios, Petunias, Alivias, Margaritas, Helechos, Osteospermun, Hiedras, Hibiscus, Asparragus, Adelphas, Cyclamen, Schefleras, Dahlias, Zamias, Alelhis, Cyccas, Roebelinis, Chamaedoreas.

¿Cómo sabemos si las plantas requieren más luz de la que le estamos dando?

– Escasa floración

– Crecimiento alargado

– Plantas poco frondosas y sin hojas por abajo.

 No hay que poner nunca una planta que ha estado a la sombra al sol directo de golpe porque se puede quemar. Debes acostumbrarla progresivamente. Este es el caso, por ejemplo, de cuando se sacan a la terraza las plantas que han pasado el invierno en el interior.

Es bueno dar la vuelta regularmente a las macetas par que reciban la misma luz por todos lados, si no, nos encontraremos con plantas torcidas y despobladas por una parte y con menos flor.

Viento: En caso de terrazas con vientos dominantes, debemos elegir plantas resistentes (sobre todo si se trata de costas). Es importante tener en cuenta que las plantas con flor ensucian más y por tanto hay que evitar ponerlas en terrazas ventosas si no queremos estar todo el día con escobillón en mano.

 Las mejores plantas para zonas ventosas son: Euphorbias, Grásulas, Ágaves, Aeonium, etc. En cuanto a arbustos, los que mejor resisten son: Miosporum, Thevethia Perubiana, Tecoma Kapensis, Cocolobas Ubíferas, Scheflera Goleen,…

 RIEGO

Tal y como veíamos en el capítulo dedicado a las plantas de interior, hay que tener cuidado con el exceso de riego. Más vale quedarse cortos que pasarse.

Algunos consejos sobre riego:

– Dejar que la tierra se seque entre riego y riego.

– Más riego si la planta está al sol y si recibe viento seco. Con viento caliente en verano, regar prácticamente a diario.

– Si la planta está en maceta de barro, necesita más riego que si estuviera en maceta plástica o esmaltada, pues al ser el barro poroso, el agua se evapora.

– Regar siempre por la mañana temprano o al atardecer, nunca con el sol en todo lo alto pues las manchas de agua actúan como lupas y queman la planta.

– En la temporada en que la planta deja de echar flores, hay que reducir la frecuencia de riego para no saturarlas.

– Las plantas que precisen poco agua, no necesitarán riegos en inviernos muy lluviosos.

Si queremos ahorrar agua:

– Usar especies resistentes a la sequía (cactus, grásulas,…)

– Cubrir la superficie del sustrato con cortezas, grava, chinos,… para mantener la humedad.

– Agrupar las plantas para crear un microclima húmedo.

– Regar por la mañana o noche para perder menos por evaporación.

  SUSTRATOS

– Cuando plantamos plantas en macetas, indispensable usar un buen sustrato, que sea apropiado a la planta.

– Si la planta viene sembrada en turba y va a estar siempre al exterior, debemos mezclar con tierra vegetal para evitar que se seque en exceso. Asegúrate siempre de que la tierra que usas no sea muy arcillosa ni tenga muchas malas hierbas.

– Es recomendable mezclar con el sustrato algún tipo de gravilla, fibra o perlita para que éste se airee y también ayudar a retener la humedad. También sirve par esto la arena de río gruesa o incluso el corcho blanco picado.

– No debemos nunca olvidarnos de poner en el fondo de la maceta o jardinera, una capa de gravilla. También es recomendable ponerla sobre el sustrato por varios motivos:

• Es decorativo

• Ayuda a mantener la humedad.

• Si las macetas están cerca de una pared o ventana, no se salpicarán de tierra mojada al regar o al llover.

  TRASPLANTE

En el capítulo de plantas de interior veíamos cómo se hace un trasplante. En el caso de plantas de exterior sería igual. No obstante, nos encontraremos con algunas plantas que, por su tamaño, nos va a resultar imposible el trasplante. En este caso, lo que haremos será sustituirle la primera capa de sustrato.

Retiramos una capa de unos 10-15 cm. y ponemos sustrato nuevo. Será conveniente ir abonando periódicamente para aportar a la planta los nutrientes que la tierra vieja va perdiendo.