CUIDADOS GENERALES DE CACTUS Y SUCULENTAS

1206-3

Los Cactus

 Son originarios del continente Americano, datan con 300.000 anos de historia. Una de las primeras en identificarse como tal fue la Pereskia.

Todos los cactus son crasas, sin embargo no todas las plantas crasas son cactus, también están las plantas suculentas, las cuales comparten la particularidad de almacenar agua en sus tejidos.

Cuando imaginamos un cactus solemos pensar en el desierto y un sol radiante, pero no necesariamente es lo que todas estas plantas necesitan. Existen gran variedad de especies que habitan en climas húmedos y selváticos.

Las espinas que los caracterizan son hojas modificadas a través de la evolución para poder absorber la humedad ambiente en condiciones climáticas desfavorables.

De recibir un cuidado adecuado los cactus tendrán un buen crecimiento y una hermosa floración.

 Las Suculentas

Existen en el mundo más de 2000 especies y son originarias de África.

Son plantas crasas por lo que su principal característica es que conservan agua en sus tejidos dándoles así ese aspecto más carnoso.

Entre las más conocidas tenemos a los Aloes, que fueron mundialmente introducidos por su uso curativo.

De recibir un cuidado adecuado las suculentas tendrán un buen crecimiento y una hermosa floración.

Cuidados

Los cuidados de las plantas crasas, tanto cactus como suculentas, son similares en líneas generales. Pero a la hora de cuidar cada planta en particular, tenemos que tener en cuenta además de la especie, el lugar donde la vamos a cultivar, ya que se presentan diversas situaciones de luz, temperatura, aire, humedad tanto en exterior como en interior.

 La mayoría de las plantas crasas durante el invierno, tienen su período de reposo, en el cual no requieren demasiado riego ya que podría ocasionar podredumbre en sus raíces o tallo. Durante esta etapa la planta debería mantenerse a bajas temperaturas sin llegar a exponerlas a heladas, para que de esta manera puedan cumplir su ciclo y volver a crecer y florecer a partir de primavera. Hay quienes prefieren retirar los pimpollos cuando comienzan a crecer para que la planta concentre su energía en el crecimiento y no en la floración.

                 

                Riego   

               

En exterior la mayoría de los cactus y suculentas no necesitan demasiada agua durante el invierno, con un riego moderado por mes, o dos, están bien. También se recomienda resguardarlos de las lluvias excesivas y el granizo.

En interior, los ambientes calefaccionados durante el invierno pueden resecar demasiado la tierra, por lo que se recomienda regar moderadamente cada 10 o 15 días. A partir de la primavera comenzar a regar tanto los cactus como las suculentas cada 10 días. Ir aumentándola frecuencia a medida que va haciendo mas calor, pasando a regar una vez por semana, luego cada 5 días hasta llegar a la época de verano donde regamos cada 3 días los cactus y día por medio algunas suculentas, siempre realizando riegos que lleguen a mojar todo el sustrato, para que las raíces del fondo de la maceta también puedan alimentar a la planta.

Es conveniente dejar que la tierra se seque entre riegos.

Es bueno juntar agua de lluvia para luego hacer riegos con esa misma agua. O también el agua de canilla se puede dejar en un balde 48horas para que se evapore el cloro, antes de usarse.

                 

                Fertilización      

 

Todos los cactus y las suculentas necesitan de un buen fertilizante para aprovechar su período de crecimiento y floración al máximo.