Cuidados y mantenimiento de la planta de Ficus

2249

Los ficus, por lo general, son plantas resistentes y duraderas. Esta especie es tanto de interior como de exterior. Sobrevive con menos luz que la mayoría de plantas de su tamaño incluso tolera temperaturas frías, aunque no heladas. Llega a vivir hasta 15 años en el interior. Es preferible situarlo en un lugar con luz y sombra parcial, necesita humedad por lo que es necesario pulverizarlo de vez en cuando. Respecto al agua, puede pasar por un riego semanal en verano y cada 15 días en invierno.

Es conveniente pasarle una esponja húmeda por las hojas de vez en cuando. Si se quiere controlar el crecimiento del mismo es preferible mantenerlo siempre en la misma maceta, si se trasplanta mejor hacerlo cada dos años. Es el típico tipo de planta que teniéndola en casa hace parecer a uno un experto aún a pesar de no serlo ya que crece muy deprisa.

Cuidados del Ficus

Luz y situación: Lugar bien ventilado y luminoso, al abrigo del sol directo

Temperatura: moderada, entre 12 y 15 grados, en invierno, en verano aguanta bien temperaturas altas pero conviene que no sobrepase los 30 grados

Riego del Ficus: abundante en verano, un par de veces por semana, en invierno basta con una vez cada 15 días.

Tierra: Mezcla de arena, fibra y turba.

Dificultad: Fácil de cuidar pero conviene limpiarle las hojas con un paño húmedo de vez en cuando.