Cuidados del Clavel Chino

Clavel Chino es una flor muy apreciada por los amantes de la jardinería por su vasta paleta de colores, su dulce aroma y su característico aspecto dentado. Es, junto a la rosa, una de las flores más conocidas y demandadas. La gran familia de los claveles cuenta con numerosas especies y variedades (algo más de 250), que permiten no sólo componer ramos de flores preciosos, sino también decorar jardines o balcones.

CLAVEL CHINO 1

Descripción
En el lenguaje corriente, bajo el nombre de “claveles” reunimos a las diversas plantas que pueden ser utilizadas como flores decorativas o para ramos, pero los verdaderos claveles son del género Dianthus, de la familia de las Caryophyllaceae. Entre las numerosas especies botánicas y hortícolas de claveles, distinguimos generalmente las siguientes: el clavel común, el clavel del poeta, el clavel coronado, el clavel de roca y el clavel de China.
El Clavel de China es una flor bianual que necesita pleno sol y una buena iluminación para crecer fuerte y abrirse ampliamente.
El suelo en el que la plantemos debe ser fértil, rico y con un buen drenaje para que no se encharque, situación que pudriría la flor. La florescencia dura entre junio y agosto. Al igual que el resto de claveles, son flores perfumadas. Su perfume es fuerte y, aunque puede disgustar a la gente, debemos pensar que ahuyenta a posibles insectos molestos y perjudiciales para el jardín. La altura que puede alcanzar esta flor ronda los 25 centímetros. Debemos plantarlas con un espaciamiento de 25 centímetros entre ellas.
El clavel, clavel chino o simplemente clavelito es una de las plantas de flor preferidas por los barquisimetanos y esta afirmación se debe a dos simple razones: La gran variedad de colores que otorgan vistosidad y belleza a los jardines o maceteros donde son plantados y a la facilidad de su mantenimiento, lo cual transforma al clavel en una buena adquisición tanto para el experto jardinero como para el principiante. La variedad de colores es enorme, se pueden encontrar desde blancos, rosas, fucsias, rojos, salmón, hasta variedades bicolores o tornasoladas que van del blanco más puro al fucsia más estridente. Mientras que sus cuidados son sencillos y se pueden resumir en tres factores: Luz, suelo y riego.
Luz
Son plantas de pleno sol, deben ser expuestas a diario por lo que el jardín exterior será su mejor opción a la hora de ser plantado en el suelo o en macetas. No es buen amigo de la sombra por lo cual los lugares cerrados y oscuros son un mal lugar para su colocación y que seguramente traerá como consecuencia la muerte de la planta. Claro está, que siendo Barquisimeto una ciudad soleada este uno de los aspectos que menos debe preocuparnos ,puesto que en la ciudad se cuenta con un clima muy acto para la vida del clavel.
Suelo
El suelo debe ser bien drenado, nada de suelos con exceso de humedad, mientras que el abonado debe ser ligero, con preferencia a sustratos naturales. Para especialistas: requieren de fósforo para el buen enraizamiento y de nitrógeno para obtener buen follaje.
Riego
Diario y regular cantidad. En nuestra ciudad el riego es importante hacerlo en horas de la tarde o noche siendo las 6:30 pm la hora ideal, puesto que por la acción del sol se puede crear un efecto lupa que dañe las plantas, en días muy calurosos si la planta parece flácida con hojas blandas y caídas se debe duplicar la cantidad de agua.
Posibles Plagas y Enfermedades
Las babosas se alimentan de los tallos del clavel, de sus hojas, flores, yemas, provocando agujeros en la planta. Existen también unas pequeñas babosas negras que atacan las partes subterráneas de la planta: las raíces y los bulbos. Los pulgones son insectos que pueden presentarse de numerosas formas. Pero todos ellos actúan de la misma manera: chupan la sabia de las plantas debilitándolas provocando así la intrusión de otras enfermedades con virus o agallas. La roya es un hongo. Por fortuna, es sencillo identificarlo, ya que las plantas que sufren este hongo presentan bultos anaranjados sobre la cara posterior de las hojas y en los tallos.
Tortrix europeo
Mariposas cuyas larvas se alimentan de las hojas y botones florales, Pulgones: Plaga mas frecuente en el cultivo del clavel. Los pulgones pican las hojas y flores para succionar la savia.
Trips
Insectos chupadores que tienen varias generaciones anuales. Debido a su pequeño tamaño, un adulto puede penetrar fácilmente cuando se haya formado el botón floral al interior de este y realizar allí su puesta. Se alimentan de los pétalos que están naciendo y cuando la flor madura aparecen decoloraciones sobre los bordes de la flor. Salen en primavera y durante el verano.
Fusariosis
Enfermedad que progresa de abajo hacia arriba del clavel. Se observa que las hojas inferiores están secas y las de arriba no y que cuanto más afectado está el clavel, menos hojas superiores quedan sanas. En los estados finales, el tallo se agrieta por el exterior, dando aspecto de leña seca.
Mancha foliar
Los síntomas se manifiestan en las hojas al formarse lesiones circulares e irregulares con centros marrones y bordes de color pardo rojizo. Normalmente acaba en una necrosis de color pardo rojizo en el borde de las hojas. Pueden aparecer arrugas en las hojas y su posterior caida.
Modo de siembra
Siembra en semillero o recipiente cubierto con plástico La semilla se cubre con apenas 1 cm. de tierra. Mantener húmedo y en un lugar sombrío, a una temperatura constante de unos 13 grados. Una vez germinen, hay proporcionar más luz. Cuando alcancen una altura de unos 8 cm., trasplantar a su lugar definitivo, manteniendo un marco de separación entre plantas, de unos 20 cm. El diámetro ideal de las macetas a las que trasplantar, es de 8 cm. Sencillo de cultivar. Una buena mezcla de compost es la siguiente: Dos medidas de tierra negra, una de turba, otra de mantillo y una de arena. Conviene agregar algunas piedras calizas para obtener un buen resultado. Tras la floración es conveniente podar completamente los tallos para favorecer la calidad de la floración posterior.