Cuidados de la planta Asparagus o Esparraguera

Su nombre deriva del griego antiguo “asparragos” que indica la punta que germina del Asparagus officinalis, más conocido como Espárrago. Los antiguos egipcios y los romanos los cultivaban según demuestran los dibujos encontrados en antiguas tumbas. Durante la Edad Media desapareció su cultivo. Más adelante se recuperó y ha llegado a nuestros días.

SAM_6255

Aquí vamos a tratar de las especies decorativas que abarcan más de 300, originarias de Europa, Asia y Africa.

La Esparraguera es planta muy frondosa. Las hojas son pequeñas con forma de aguja que las hace muy ornamentales. Las flores son insignificantes que se transforman en los frutos que son unas bolitas rojas muy decorativas.

Su nombre científico es Asparagus. Las especies más comunes son: Asparagus asparagoides, Asparagus densiflorus, Asparagus setaceus, Asparagus plumosus, Asparagus falcatus, Asparagus plocamoides. Su nombre vulgar es el de Esparraguera. Pertenece a la familia de las Liliáceas.

Florece en verano. La especie más apropiada para tener en casa es la densiflorus que posee un ramaje tupido y colgante. Para el jardín o la terraza es recomendable la setaceus, sus bayas rojas dan una nota de color.

Planta resistente, solamente le perjudica la falta de luz y la sequedad de la tierra. La temperatura no debe bajar de los 10ºC. Los riegos abundantes todo el año, aunque un poco más escasos en invierno.

Las Esparragueras necesitan un terreno arenoso, bien abonado y con un buen drenaje. Abonos quincenales con el riego. Puede vivir en el mismo sitio de 7 a 9 años.

Su principal enemigo es el exceso de cal en el agua o en la tierra ya que es causa de que amarilleen las hojas. Con temperaturas muy elevadas pueden atacarlo los pulgones y las cochinillas.

La Esparraguera se puede multiplicar por división de mata durante la primavera y el verano.

Ficha de la Skimmia japónica

Nombre: Skimmia japónica. Skimmia es una latinización de miyama-shikimi, que es como se conoce a esta planta en Japón; miyana significaría monte y shikimi frutos tóxicos.

SAM_6241

Shikimi es también el nombre del árbol de anís llicium anisatum, cuyas semillas venenosas se queman como incienso en las ceremonias religiosas. A pesar de llamarse japónica, lo más probable es que la especie fuera introducida desde China.

Características: Es un arbusto dioico de hojas perennes. Tiene pequeñas bayas rojas que lucen los ejemplares femeninos y los masculinos lucen capullos florales que contrastan con el verde oscuro de sus hojas.
Sus hojas son coriáceas y satinadas, de un verde fuerte en el haz y más claro en el envés. Son ovales o elípticas, y desprenden un suave perfume cuando se frotan, pero cuidado !!, son tóxicas.

Las flores masculinas surgen en invierno en forma de panículas de pequeños botones rojos muy decorativos, que en primavera dan paso a flores estrelladas de color blanco crema, fragantes y melíferas. Las flores de los pies femeninos, son muy pequeñas, pero a partir del otoño producen ramilletes de bayas rojas que duran varios meses y son tóxicas.

Origen: sur-este de Asia. Puede tenerse en interiores y en terrazas y jardines

Situación: semisombra. Al proceder de bosques, crece mejor en un sitio algo sombreado. Los márgenes de las hojas expuestas a pleno sol se decoloran.

Sustrato: debe ser fresco, que drene bien y ligeramente ácido.

Temperatura: Resiste las heladas y hasta aproximadamente temperaturas de -12ºC. Tolera la contaminación.

Riego: es una planta que no lleva bien la sequía, por lo que hay que vigilar el riego ni las corrientes de aire fuertes.

Para que produzca frutos la planta femenina, es necesaria la presencia de un ejemplar masculino.

Las épocas ideales para plantarla son el otoño y la primavera. Tiene un crecimiento moderado y no necesita poda.

Abono: en primavera es conveniente suministrarle un fertilizante.

Especies:

– Rubinetta
– Rubella que tiene panículas más compactas. Sus hojas en invierno, adquieren una coloración rojiza en los márgenes.

Cuidados Pieris japonica

Este género al que también se le conoce con el nombre de Andrómeda, está formado por arbusto de generalmente poco desarrollo, si bien muchos de ellos pueden alcanzar alturas considerables de entre 6 o 7 m según su zona de origen.

SAM_6238

Se trata de arbustos de crecimiento lento, pero rústicos, resistentes y atractivos.

Pertenecen a la familia de las Ericaceae, que agrupa a un considerable número de plantas adaptadas a terrenos pobres y ácidos.

Este Pieris es un arbusto originario de Japón y en su mayor desarrollo alcanzará a lo sumo 4 m de alto.

Las hojas disfrutan de una naturaleza duradera, tienen forma lanceolada o estrechamente ovaladas, pueden medir hasta 8 cm de longitud, y tienen los bordes ligeramente dentados, de color verde oscuro y brillante por el haz y verde azulado en su envés.

Los nuevos brotes son verdaderamente atractivos y aportan gran viveza a la planta gracias a la coloración rojo anaranjado que pasa por el rosa pálido y que mantiene durante bastante tiempo.

Las flores son de color blanco crema o rosáceas, de pequeño tamaño con la corola globosa, colgantes, agrupadas en largas panículas ramificadas.

Uno de los grandes problemas que nos podemos encontrar a la hora de cultivar este género es que no soportan la presencia de cal en el suelo (calcífugas) es como se denominan a las plantas que no pueden prosperar en suelos calizos.

No obstante eso tiene fácil solución, sólo se trata de cambiar toda la zona de terreno de componente calizo por un sustrato ácido, de esta forma se podrá cultivar plantas con tal necesidad.

Tras esta operación, podrá vivir y desarrollarse perfectamente y proporcionar una bella nota de color al jardín o terraza donde se encuentre plantada.

La Andrómeda japónica es un arbusto que puede coexistir muy bien en asociación con otras plantas de sus mismas características en jardines en los que viven Rododendros, Ericas, Camelias y demás plantas que son eminentemente de condición calcífugas.

El sustrato tiene necesidad de riegos regulares pero no excesivamente copiosos.

Respecto a la orientación, por lo general se halla más a gusto en emplazamientos de semi-sombra que a pleno sol; hay que tener en cuenta que son plantas típicas de sotobosques no muy tupidos.

No requiere ningún tipo de poda u otras actuaciones por parte del cuidador, únicamente la supresión de las flores marchitas, que contribuirán notablemente a una mejor producción.

La multiplicación mediante semilla es lenta, ya que el crecimiento de la planta los primeros años es realmente escaso; de seguirse este procedimiento, la siembra debe efectuarse en primavera y bajo cristal.

El método más eficaz es el practicado a través de esquejes en verano, aunque el acodo también se puede practicar.

Los esquejes deberán tener una longitud de entre 10 a 15 cm de longitud y serán tratados con hormonas de enraizamiento para favorecer la aparición de raicillas con rapidez.

Hebe: una planta de jardín con muchas caras

Hay más de cien variedades de Hebe: florescientes y verdes, de hoja grande y pequeña, de hojas estrechas y anchas. La planta goza de mucha popularidad para arriates, jardineras y maceteros.
El surtido de Hebe se puede dividir en dos grupos.

 

SAM_6249

El primer grupo de Hebe consiste en las tradicionales variedades enanas de Boskoop, resistentes a las heladas y de hojas perennes, como la H. “Green Globe” (“Emerald Green”), “James Sterling”, “Autumn Glory” y H. Pimeloides. La mayoría de las plantas se comercializan en la subasta bajo “otras” en una maceta de 9 a 17 cm. Se utilizan las plantas sobre todo en la plantación y el mantenimiento de jardines y se las ofrecen muchas veces durante todo el año.
El segundo grupo consiste en las variedades de hojas policromadas, también conocidas como las variedades de Verónica, las cuales florecen alrededor de Todos los Santos. Se ofrecen en macetas de 9 a 12 cm. También las variedades enanas florecen alrededor de estas fechas.
Se cultiva tanto al aire libre como en el invernadero. Las plantas alcanzan una altura de 15 a 40 cm. Una nueva tendencia son los maceteros grandes. Estos mejoran la proporción entre la planta y la maceta aumentan el valor ornamental. Las variedades enanas medran bien en cubas, jardineras para el balcón y maceteros. Pero también lucen en arriates y cuadros, en jardines rocosos y como plantación alrededor de estanques. Generalmente resisten bien el aire salado, por eso es una planta apta para los jardines en la costa.
En cuanto al cuidado, dentro de casa, la Hebe se conserva durante 4 o 6 semanas, pero fuera de casa la planta puede vivir unos años. Le gusta un ambiente fresco. La mayoría de las variedades son resistentes a las heladas, sobre todo las enanas.
Las variedades enanas requieren mucha luz. La temperatura óptima para el almacenamiento es de 10ºC. Si la plantas están en carros, se deben sellar con plástico perforado. De esta manera puede entrar suficiente aire fresco.
Es una planta muy apta para una presentación exterior en el punto de venta. La planta puede estar en la luz directa del sol, pero requiere regularmente agua. El terrón no debe secarse. Aconséjeles a los consumidores añadir nutrientes a las variedades florescientes una vez al mes; las variedades de hojas perennes muchas veces requieren menos abono.