Lippia Nodiflora

Nombre botánico: Lippia nodiflora

Nombre común: Lipia – Bella alfombra

Familia: Pertenece a la familia de las Verbenaceae, que acoge géneros compuestos por árboles, arbustos y hierbas, por lo general de procedencia tropical.

lipia modiflora

Origen: Centroamérica, pero se encuentra distribuida en una amplia zona de ese continente.

Cualidad: Resulta una tapizante expansiva, que desde luego no decae en su labor de cubrir todo el suelo que encuentre despejado aunque el terreno sea extenso.
Se emplea para revestir zonas desnudas al pie de árboles o de cercados rocosos decorativos.

Clima: Prefiere los climas templados de inviernos suaves, donde mostrará un crecimiento admirable. Puede verse a menudo en jardines de clima mediterráneo, incluso si se encuentran cerca del mar ya que tolera los ambientes salinos.

Descripción: Es una planta tapizante de poca altura, lo más que alcanza son los 10 cm de alto. Los tallos a medida que crecen van formando un entramado tupido.
Las hojas sólo miden un par de centímetros, son elípticas y de márgenes aserrados.

Crecimiento: Disfruta de un desarrollo veloz gracias a los brotes laterales rastreros que tienen una tremenda capacidad para enraizar, lo que da lugar a que la planta se expanda de forma casi imparable.

Disponer: No siempre su cultivo se ciñe a cubrir grandes superficies, también sirve para cubrir senderos, incluso cubrirá muretes bajos que se encuentre a su paso.

Periodo de floración: Desde mediados de la primavera y durante gran parte del verano. Las matas cultivadas totalmente a la sombra no producirán flores y sólo mantendrán su follaje.

Flor: Las cabezas florales que genera son cuantiosas, tienen forma globosa de pequeña envergadura compuesta de numerosas florecillas de color blanco y la garganta amarilla que luego cambia a púrpura.

Curiosidades: Debido a las características de crecimiento y mantenimiento de esta especie se emplea en ocasiones para alfombrar jardines en lugar de emplear el tradicional césped.

Situación: Admite cultivos a pleno sol como semi-sombra, si bien en exposiciones más soleadas necesitará de riegos más copiosos.

Riego: No es excesivamente exigente en cuanto al riego y tolera periodos de sequía aunque sean prolongados, pero exhibirá un aspecto más atractivo si recibe riegos regulares.

Plagas: Por lo general la Lipia está libre de plagas importantes.

Cuidados especiales: Es fácil que se escape a su cultivo dado su carácter invasor, por lo que conviene vigilar su crecimiento.
Su tolerancia al frío es bastante moderada, por eso cuando bajan las temperaturas finaliza su periodo activo, pero se activa de nuevo en primavera.

Singularidad: Es más resistente que el césped a la falta de agua y posee un buen aguante al pisoteo, puede decirse que como sustitutivo del césped ofrece unos magníficos resultados.
Resulta muy útil como fijadora de suelo, para terrenos en declive y hondonadas.

Reproducción: Resulta tremendamente sencillo propagarla a través de esquejes, enraizarán con suma rapidez en primavera aunque también es posible hacerlo en otoño.

Cuidados del Alhelí

El Alhelí es una planta que, creciendo a lo largo de todo el año, florece con la subida de las temperaturas en la primavera, pero eso es bastante lógico, pues no hay que perder de vista que el alhelí es una crucífera y en esta época todas las crucíferas del huerto, salvo que estén recién sembradas están sacando sus flores.

aleli
Su nombre científico es Matthiola incana y es una planta originaria de la cuenca mediterránea y otras áreas del mundo. Como otras crucíferas su flor presenta cuatro pétalos, que pudieran ser blancos, rosas y púrpura- morados.
La planta se organiza con un porte bajo semileñoso, un tanto achaparrado, de 20-30 cm de altura, plantadas a pleno sol y en crecimiento a lo largo de todo el invierno. Sus hojas son lanceoladas y tienen un toque grisáceo y ligeramente piloso. Sus flores son abundantes, creando una mancha de color muy atractiva, en especial con la subida del calor, así el aroma que presenta la planta se incrementa a la caída de la tarde.
Las flores se organizan en racimos que al polinizarse forman unos receptáculos parecidos los de otras crucíferas, pero más aplastados.
Es una planta bastante rústica y resistente. Su cultivo requiere el aporte de algo de abono, pero no en demasía. Es una planta capaz de adaptarse a la sequedad del verano, reduciendo su ritmo de crecimiento e incrementar este cuando llega la humedad a lo largo del otoño y de la primavera. No le gusta encharcarse.
Ahora casi finalizada la floración dará paso a la formación de semillas, pero eso no se lo dejaremos hacer, le daremos una ligera poda con la intención de que rebrote y nos vuelva a deleitar con sus flores, veremos si ello es posible.

Una maceta con varias plantas

Normalmente una maceta solo es para una planta y no colocamos más, o, a lo sumo, lo que hacemos es poner plantas pequeñitas de la misma especie, pero no juntamos de distintas especies o plantas. Pero, ¿sabes que puedes hacerlo?

DSC_0110
Esto es una forma de crear pequeños jarrones en el exterior de la casa, en tu jardín, en la misma maceta. De hecho también lo puedes hacer para el interior de tu casa y queda perfectamente como un jarrón solo que con más vida porque las plantas no se suelen morir sino permanecer intactas.
Ahora bien, no todas las plantas se pueden juntar con todas, más que nada porque en realidad hay algunas plantas de crecimiento rápido que acabarían con las otras. Tienes que elegir plantas de crecimiento medio o incluso largo. Han de ser las dos iguales ya que puedes encontrarte con que una acabe desapareciendo. De esta forma consigues que se mantengan más tiempo.
También te aconsejo que una sea más grande que la otra, de tal forma que colocas la planta más grande detrás de la más pequeña y creas la ilusión de que una protege a la otra. Si además ambas dan flores podrás tener un bonito contraste en la maceta.
Otro dato a tener en cuenta es en cuanto al olor. Procura escoger una planta que sí de olor con otra que no lo de o bien que no sea un olor muy fuerte sino más bien débil. De esa manera no tendrás problema de un olor demasiado fuerte, empalagoso o que no te guste.
Juega siempre con los colores y quien dice dos, dice tres o cuatro. Hay quienes piensan que las macetas con varias plantas han de darse en número impar así que tengo en cuenta, dicen que así se atrae la buena suerte. Siempre puedes probar con ello.

Una planta modesta y elegante la Livistona

La Livistona es una palmera que procede de las pluviselvas tropicales y subtropicales del Sudeste asiático y de Australia. Los aborígenes consideraban el corazón de la planta como un manjar. El barón Livistone, fundador del jardín botánico de Edimburgo, la describió por vez primera en el año 1670.

DSC_0072
La Livistona tiene hojas en forma de abanico y tallos espinosos. Esto la convierte en la más elegante entre las palmeras. Desde su corazón se forman continuamente hojas nuevas, y así mantiene su belleza y alegría. Es llamada también ‘Palma de abanico’ u ‘Hoja redonda’.
En comparación con otras variedades, tu Palma de abanico permanece pequeña, lo cual va con su naturaleza: es ‘petite’, modesta y elegante.

Emplazamiento
La Livistona adora la luz, pero ten cuidado con la luz directa del sol, sobre todo al mediodía. Entonces las hojas se podrían quemar.
Agua y abono
Una palmera no necesita mucha agua, pero tampoco gusta de estar en tierra seca. En primavera puedes añadir un poco de abono para plantas al agua de riego cada dos semanas. En verano, a temperaturas por encima de 25 °C, existe el riesgo de que se seque. Por eso hay que regar tu Palma de abanico adicionalmente durante períodos calurosos. En invierno, al contrario, debes mantenerla tan seca como sea posible.

Temperatura
La Livistona crece como mejor a una temperatura a partir de 18 °C.