Cuidados de las Violas

La Viola cornuta es una planta perenne de hojas de color verde intenso. De oblongas a redondeadas, ovaladas y bien pecioladas que crecen desde la base de la planta. Su tamaño como planta se puede situar entre los 10 y 25 centímetros de altura.

viola
Hojas

Surgen desde la base, son de oblongas a redondeadas y ovales, de color verde brillante. Planta perenne Hojas ovaladas, agudas, de dientes obtusos, pecioladas, vellosas por detrás; estípulas oval-triangulares, profundamente divididas. Flores de 20-40 mm, olorosas, con pétalos estrechos violetas o lilas; espolón largo y puntiagudo, de 19 a 15 mm.
Flores

Flores de azul, crema, violeta oscuro, lavanda/amarillo, violeta/amarillo y amarillo.
Sus flores son bastante más pequeñas que las de la Viola x wittrockiana, estas son olorosas y son utilizadas en la decoración en gastronomía, siendo comestibles.
El colorido de sus flores puede ser muy variado ya que al ser una planta ornamental, constantemente aparecen nuevas variedades en las que el color de sus flores es la mayor novedad. Como tónica constante está el bicolor en sus flores, siendo los dominantes los azules, el violeta oscuro y el amarillo en estas combinaciones.
Las flores de Viola cornuta no sólo destacan por su valor ornamental. Además son utilizadas para la decoración de platos gastronómicos y son comestibles.

Flores de Viola cornuta

Las flores de Viola cornuta poseen un delicado aroma y cuando se saborean tienen un gusto delicado y suave, por lo que es aconsejable degustarlas cuando se nos presenten como acompañamiento de un plato.
La Viola cornuta florece en el hemisferio norte coincidiendo con la entrada del otoño y pueden estar en flor hasta bien entrada la primavera. En jardinería es utilizada como planta de temporada en parterres principalmente, además de ser plantadas en jardineras para la decoración de ventanas y balcones.
Las flores de Viola cornuta tiene como tónica constante el bicolor, siendo los dominantes los azules, el violeta oscuro y el amarillo en estas combinaciones. No posee un abanico varietal como lo tiene la Viola wittrockiana, si bien su mayor floración no deja lugar a envidias desde el punto de vista de su belleza.
Luz

Sol o semisombra en verano o climas calurosos.
Suelo
Suelo bien drenado, húmedo, rico en materia orgánica.
Usos
Para rocallas, macizos y borduras.
La Viola cornuta es utilizada como planta ornamental en maceta dentro de las plantas de temporada en otoño. Lo más normal es utilizarlas para la creación de rocallas, macizos y borduras, aunque es cada día más habitual disfrutarlas de forma individual o en pequeños grupos en patios, terrazas, balcones… e incluso en el interior del hogar como pequeño detalle de flor. En tal caso, se recomienda ubicarlas lo más cerca posible de las fuentes de luz como son las ventanas.
Multiplicación
Se multiplican por semilla.
Siembra
Época de siembra: verano.
Germina a 15-18ºC en 14-20 días.
Cultivo
El cultivo de la Viola cornuta es muy sencillo y se comienza mediante la siembra de sus semillas a finales del verano. Su ubicación en el jardín es a pleno sol y el terreno debe de ser rico en materia orgánica.
En estas condiciones, el tiempo de cultivo de la Viola cornuta desde su repicado (plantación a la maceta) y estar listas para su plantación directamente en el jardín es de 8 a 12 semanas.
Temperatura
Las temperaturas ideales son entre 2 a 5ºC durante la noche y de 20 a 22ºC durante el día. Por debajo de ellas se ralentizará su desarrollo y por encima se acelerará, en ambos casos, su crecimiento no será el idóneo.
Luz
La exposición de las nuevas plantas recién plantadas será a pleno sol ya que en esta época del año, cuando se cultiva la Viola cornuta, el tiempo no es muy caluroso.
Riego
Los riegos serán moderados, siendo frecuentes durante la primera semana y distanciarlos durante el resto de cultivo para favorecer el desarrollo radicular.
Abono
Los abonados pueden realizarse a partir de las 4 ó 5 semanas de cultivo con un abono del tipo 18-12-24 en fertirrigación (abono mezclado en el agua de riego), a una dosis de 1 gramo por litro y con una frecuencia de 2 veces a la semana.
Plagas y Enfermedades
Las plagas más comunes que se pueden presentar son el Pulgón y las Orugas.
En cuanto a las enfermedades no son muy frecuentes, pero en el caso de riesgo, la Alternaria, la Tielaviopsis y la Cercospora pueden ser los más propensos a manifestarse.

Cómo cuidar de los árboles ficus plantados en macetas

El árbol ficus (Ficus benjamina) es una planta de interior popular de crecimiento rápido y de bajo mantenimiento; con sus hojas grandes y de color verde fuerte, puede ser un punto focal atractivo y vistoso en el ambiente del hogar. El ficus es tan tolerante que es una buena opción para los jardineros de interior novatos y crecerá bien siempre y cuando se cumplan sus requerimientos básicos.

SAM_5980

Instrucciones
Mantén el ficus en una habitación donde la temperatura permanezca entre 15 a 24 grados C. Evita poner el árbol cerca de las ventanas abiertas o del aire acondicionado, de los calentadores o de electrodomésticos calientes. Las corrientes de aire frío o el exceso de calor pueden causar que el ficus pierda las hojas.

Comienza regando el ficus una vez a la semana y cada vez que la parte superior del suelo se encuentre seca al tacto. Observa la planta y ajusta el programa de riego, en caso de ser necesario, debido a que mucha o poca agua puede hacer que pierda las hojas. El árbol requerirá menos cantidad de agua durante los meses de invierno.

Coloca al ficus bajo la luz brillante pero indirecta y evita la exposición directa a los rayos del sol. Los árboles deberían recibir al menos cuatro horas de luz solar al día. En caso de ser necesario, complementa la exposición natural con luces para el crecimiento.

Fertiliza el ficus cada mes, durante la primavera y el verano con un fertilizante líquido para plantas de interior, pero no te preocupes si no lo haces en un mes. Este árbol se alimenta poco y no requiere altos niveles de fertilizante. Si prefieres fertilizarlo una vez al año, hazlo cada primavera usando un fertilizante líquido de liberación lenta para plantas de interior.

Trasplanta el ficus cuando la maceta le quede pequeña, lo que será indicado porque se detiene el crecimiento o las raíces crecen a través de la parte inferior del recipiente. Algunos ficus de crecimiento rápido deben ser trasplantados todos los años, pero generalmente cada dos o tres años es lo adecuado. Cambia el árbol a un recipiente un tamaño mayor, usando tierra comercial de buena calidad. Asegúrate de que tenga un agujero de drenaje en la parte inferior.

Necesitarás
• Fertilizante líquido para plantas de interiores o fertilizante de liberación lenta para plantas de interiores
• Un recipiente con agujeros de drenaje para trasplantar
• Mezcla de tierra para macetas comercial

Plantas de Interior

En este  artículo trataremos sobre  la Ubicación, Riego, Abono, Trasplante.

planta interior blog

Al adquirir una planta debemos conocer cuál va a ser la ubicación más idónea en la casa. Luz, temperatura y humedad son las tres cosas a tener en cuenta.

Hay plantas que necesitan luz intensa y otras que se adaptan a vivir con poca luz.

                LUZ INTENSA

– Bromelias, Azaleas, Orquídeas,  Picus,  Cyclamen Sigue leyendo Plantas de Interior

Cultivo y propiedades de la citronela

Hierba limón, citronela, pasto de limón, zacate de limón, los nombres comunes de esta planta herbácea son innumerables y en cada zona o país se la conoce con uno distinto. Su nombre científico, Cymbopogon, es el que nos permitirá asegurarnos de qué planta estamos hablando pues hay muchas otras que reciben los mismos nombres vulgares o similares.

DSC_0045
Conocida por su uso en la cocina asiática como condimento y también como la planta de la que se extrae la citronela, el aceite aromático usado para repeler mosquitos, se trata de una planta herbácea muy fácil de cultivar.
Su follaje largo y arqueado permite combinarla con otras plantas para formar camas y borduras muy interesantes y bellas. Combina muy bien con plantas ornamentales y flores exóticas. Para obtener nuestras plantas de citronela la forma más fácil es comprar algunos tallos de los que se venden para consumo gastronómico. Los colocamos en un recipiente con agua y los dejamos en un lugar bien iluminado. A los pocos días habrán comenzado a brotar las raíces. Cuando se desarrollen las raíces trasplantaremos los tallos a una maceta con sustrato, mantendremos éste húmedo pero sin encharcarlo.
Con el buen tiempo podremos cultivar el tallo en el suelo de nuestro jardín en un lugar bien iluminado y protegido. Hay quien prefiere cultivarlo en semisombra, las hojas se desarrollan entonces más largas y finas, en cambio a pleno sol son más anchas.
Los tallos se cortan a ras de las raíces y se despojan de las hojas para usarlos como condimento, deben picarse finamente para que saquen todo su sabor y aroma. También se usa como tratamiento natural para diversas enfermedades del sistema digestivo.

Cuidados euphorbia milii

La Corona de Cristo (Euphorbia milii), también conocida como Corona de Espinas, es una planta suculenta de crecimiento arbustivo originaria de la isla de Madagascar muy fácil de cultivar y cuyas vistosas flores la convierten en una atractiva pieza ornamental en jardines, terrazas y balcones, e incluso en el interior del hogar.

DSC_0035
Esta planta debe sus nombres comunes a las espinas de sus tallos, algo que dio origen al mito de que esta fue la especie utilizada para armar la corona de espinas llevada por Jesucristo al momento de su crucifixión.
Aparte de espinosa, la Euphorbia Milii es un arbusto ramificado, leñoso y trepador que puede alcanzar una altura de entre 1.5 metros y 2 metros, con tallos que finalizan en una roseta de hojas verdes que suelen caerse cuando se someten a temperaturas muy bajas.
Las flores son pequeñas y poco visibles, aunque las hojas modificadas (brácteas) de colores vivos que se encuentran justo debajo de las flores son muy atractivas. La mayoría de los ejemplares de esta planta presentan brácteas de color rojo sangre, aunque existen otras variedades que las tienen de color amarillo, blanco o rosado.
Por lo general, estas floraciones pueden estar presentes durante todo el año, aunque en algunas zonas sólo se dan en primavera y verano, condicionadas por los factores climáticos y ambientales.
La Corona de Cristo es de fácil cultivo, pudiendo crecer tanto en semisombra como a pleno sol, aunque esta última ubicación es la que más la ayuda a aumentar el número de flores.
En cuanto a requerimientos de suelo, esta planta suculenta necesita crecer en una tierra con buen drenaje, que no retenga demasiado la humedad, similar a la que se utiliza para los cactus.
La propagación de la Euphorbia Milii puede hacerse mediante la técnica de esquejes, los que deben cortarse durante las estaciones de primavera o verano y luego se entierran en contenedores cuyo contenido esté compuesto por partes iguales de vermiculita y perlita.
Corona de Cristo: Cómo ayudarla a superar el invierno
Esta especie puede verse afectada por las temperaturas cercanas a los 0 grados centígrados, llegando a perder las hojas en invierno, aunque si se la ubica contra una pared puede aguantar bien el paso de los fríos invernales, siempre y cuando el sustrato no contenga demasiada humedad, algo que puede ser mortal para la planta.

Incluso si pierde las hojas por el frío, la Corona de Cristo volverá a brotar en primavera.
Debido a sus espinas y a que posee un látex venenoso, es recomendable evitar el contacto con piel y ojos, y ubicarla en lugares fuera del alcance de niños y mascotas. Afortunadamente, su sabia irritante y cáustica es la que también la protege de las plagas.

Cuidados de la Stevia Rebaudiana

 

Antes de nada debemos saber que la Stevia Rebaudiana puede cultivarse fácilmente en nuestro domicilio como tantas otras plantas que cuidamos en nuestras casas. Y también en este caso, es necesario que sepamos cómo cuidarla para que nos dure muchos años, ya que la planta de la stevia puede vivir hasta seis años y proporcionarnos montones de hojas salutíferas.

DSC_0041

La stevia es una planta de tierra ácida, como las hortensias, las camelias, las azaleas, los rododendros, etc. Esto quiere decir, que si la tierra en la que la plantamos es alcalina, podría ponerse amarilla de clorosis y enfermar. Cuando vayamos a cambiar su maceta por otra más grande, debemos comprar un poco de turba de buena calidad y comprobar en el envase que el nuevo sustrato tiene un ph inferior a 7. Con un ph de 6 a 6,5, nuestra stevia estará sana y frondosa. No es necesario un sustrato más ácido.

 

Cuándo cambiar el tiesto

 

El mejor momento es antes del inicio de la primavera. En cualquier caso, si sospechamos que ya está necesitando un tiesto más grande, lo mejor es levantar la maceta por encima de nuestros ojos y comprobarlo. Si por la parte de abajo del tiesto asoman multitud de raíces,

Será llegado el momento de buscar un tiesto que tenga, al menos, 4 cms. más de diámetro que el viejo. A la turba ligeramente ácida de ph 6 a 6,5 le añadiremos una cuarta parte de abono

Orgánico – mantillo de oveja muy hecho, por ejemplo – o algún abono químico de liberación lenta; Este último en pequeñas cantidades. Y debemos recordar siempre que las plantas necesitan Agua, amor y alimento.

 

 

 

El riego

 

A la stevia no le gusta la sequía y si le falta agua alguna vez, veremos que le cuelgan las hojas casi marchitas. En los cultivos intensivos, siempre se recomienda no plantar stevia si puede faltar el riego, porque no sobreviviría. Y debemos tener en cuenta que el riego será diferente en cada época del año y según sea la temperatura ambiente y la exposición de la planta al sol. Como norma general, en primavera y otoño, regaremos cada dos días, o antes si la tierra parece seca o advertimos hojas colgantes. En verano, el riego será diario, y en invierno sólo cuando la turba parezca seca, ya que, en nuestras latitudes, la stevia se adormece en invierno y no vegeta hasta la primavera. De todos modos, evitaremos que el agua pueda quedarse estancada si ponemos un platito bajo el tiesto.

 

Resistencia al frío y al calor

 

La stevia no resiste bien las bajas temperaturas del invierno y debemos meterla dentro de casa si hay riesgo de heladas. Prospera bien entre 5º C y 30ºC, y una alta humedad relativa. Por debajo de 0ºC podría morir o ver reducida su producción de hojas en un 25%. Sabemos que es una planta subtropical, que necesita clima húmedo y cálido para medrar y crecer con vigor. Por ello, en los veranos abrasadores del centro de España, con una humedad relativa muy baja, y vientos procedentes del Sahara, nuestras plantas de stevia deben evitar estar expuestas al sol directo a partir de las once de la mañana. En otro caso, veremos que los bordes de las hojas se queman y aparecen marrones y secas. Cuando la stevia se cultiva en plena ti erra y a pleno sol en algunas zonas de Sudamérica o del Asia monzónica, la exposición al sol directo es fundamental para obtener una buena cosecha de hojas. Sin embargo, en el interior de España, temperaturas veraniegas de 38ºC a 42ºC a la sombra, y 48ºC al sol, pueden abrasar literalmente nuestras plantas de stevia expuestas todo el día al sol. No obstante, la stevia puede disfrutar del sol directo en primavera y otoño. Además, en la España húmeda del Norte, el sol del verano sería muy beneficioso para la stevia.