Cuidados del ASTER STARLETTA

Descripción
Su nombre significa “estrella” en latín, por la forma de sus pétalos, estrechos y puntiagudos. Dentro de las variedades que podemos encontrar, podemos distinguir entre herbáceas, perennes y vivaces.

Existen alrededor de 500 especies distintas en el género áster en el mundo. Entre ellas hay infinitas variedades: rastreras, espigadas, de multitud de colores y tamaños distintos, etc.

Posee un botón central normalmente de color amarillo, aunque en ocasiones muestra un tono púrpura. Su fisonomía es extremadamente semejante a la de la margarita de los prados.

SAM_6170
Floración
Sus flores suelen aparecer al final del verano y persistirán durante casi todo el invierno, ya que aguantan muy bien los fríos.
En caso de heladas muy extremas, su parte aérea desaparece, quedando bajo tierra las raíces aún vivas, que rebrotarán al subir las temperaturas. También hay áster de floración primaveral menos resistentes que los otoñales.

Cuidados
Riego moderado, frecuente, pero evitaremos los encharcamientos.
Luz: le gusta el sol, pero necesita protección durante las horas y épocas de más calor.
Tipo de suelo: bien drenado y rico en humus.
Abonado: en otoño, necesita estiércol o humus de lombriz.
Reproducción: por semillas en primavera u otoño.
Multiplicación: en primavera será momento de sacar esquejes y en otoño podemos dividirla para conseguir nuevos ejemplares.

Curiosidades
Las variedades de áster de floración otoñal, resultan especialmente resistentes con respecto a otros miembros de su familia.
El áster es muy apropiada para arriates o rocallas y su amplia variedad de colores nos ofrece la posibilidad de incluirlos en cualquier composición, aportando a ésta un toque alegre.
Desde la antigüedad ha sido identificada con el amor y sus divinidades. Como amuleto se portaba para conservar a la pareja.