El jardín. Ideas para su diseño

 IMG_2689

Aspectos que debemos plantearnos en el diseño del jardín

Tenemos que tener claro desde un principio algunas cuestiones como:

¿Qué especies son las que puedo plantar?

Para dar respuesta a esta pregunta no sólo vale con saber cuáles son nuestras preferencias o gustos, sino también debemos conocer aspectos cómo: ¿qué suelo tenemos?, ¿qué tierra y qué altura?, ¿qué clima?,¿cuánto tiempo le vamos a dedicar al mantenimiento del jardín?, ¿cuánto dinero me quiero gastar?, porque en base a todo esto podremos hacer una elección adecuada. No podemos elegir las plantas obviando aspectos tan importantes como éstos porque fracasaríamos.

¿Qué suelo y qué tierra tenemos?

Por norma general, la tierra vegetal es acertada para cualquier tipo de planta, siempre y cuando se trate de una tierra que no se apelmace mucho, que esté libre de hongos y de malas hierbas, pero hay algunas plantas que necesitan un suelo específico. Éste sería el ejemplo de las Azaleas, Hortensias, Gardenias o Camelias, que necesitan un suelo ácido.

Otro aspecto a tener en cuenta es la altura de tierra que tenemos. Si se trata de rincones del jardín con poca altura de tierra, debemos evitar plantar árboles de mucha raíz como ficus, o palmeras de gran porte.

 ¿Qué clima?

Tenemos que conocer cuáles son las zonas de sol y de sombra de nuestro jardín para saber qué plantar en cada lugar. Casi todas las plantas de flor necesitan 5-6 horas de sol al día.

También es bueno conocer por qué lugar del jardín entran los vientos dominantes para poder colocar en él las plantas más altas que harán de barrera protectora a las otras plantas. También podremos optar por colocar celosías o setos para proteger.

¿Qué mantenimiento estamos dispuestos a darle al jardín?

Esto es una cuestión tan importante como las anteriores, pues si somos de los que el jardín es nuestra gran pasión, no vamos a tener ningún problema, pero si somos de los que nos da alergia trabajar en el jardín, mejor optar por especies de poco mantenimiento.

Algunos consejos para los que les guste poco trabajar en el jardín:

– Evita setos y borduras formales que necesiten varios recortes al año. Opta por especies en las que no importe tanto un crecimiento más desordenado.

– Evita el césped, que te dará más trabajo y pon en su lugar plantas tapizantes, que te ayudarán a controlar las malas hierbas.

– Usa malla anti hierbas y picón entre las plantas para que salgan menos hiervas.

– Rechaza colocar aquellas plantas que pierdan mucha hoja o flor que luego tendrás que recoger.

Algunos otros consejos generales:

– Haz un jardín cómodo, que puedas disfrutar.

– Respeta los caminos principales, evitando poner plantas que los congestionen.

– Cuida siempre la entrada a la vivienda. Puedes mantenerla siempre decorada con plantas de temporada que la llenarán de color.

– Si decides colocar plantas aromáticas, plántalas siempre cerca de la cocina, así las tendrás siempre a mano. Puedes optar también por mantenerlas en jardineras en las ventanas o en el interior.

– No sobrecargues el jardín con muchas especies. Lo mejor es formar una estructura con plantas vivaces, que permanezcan todo el año verde y vayan desarrollándose, y dejar espacios destinados a plantas de temporada que podamos ir variando en cada época (petunias, flor de pascua, gerberas,…) Es imposible mantener un jardín a base de plantas de temporada.

Elementos no vegetales que podemos incluir en el jardín

Hoy en día podemos encontrar en el mercado un sinfín de artículos que nos sirven para decorar nuestro jardín e impregnarlo de un estilo propio.

Usando figuras de animalitos, enanos, niños,… le daremos a nuestro jardín un aspecto alegre.

Si lo que queremos es hacer de nuestro jardín un jardín japonés, emplearemos alguna fuente o estanque, piedritas para darle un aspecto organizado, figuras tipo buda,…

Si queremos lograr un jardín fresco y natural podríamos optar por otro tipo de fuente o cascada integrada en la vegetación,…

Si queremos vivir el jardín debemos incluir una zona de ocio o relax, con mobiliario de jardín, alguna pérgola que nos de sombra,…

A continuación centraremos nuestra atención en algunos de estos elementos, indicando algunos consejos.

El estanque:

Poner agua en el jardín es una magnífica idea porque ésta siempre sugiere tranquilidad y relajación, pero debemos cuidar algunos aspectos como:

– El estanque hay que situarlo lejos de la casa porque el ruido del agua continuado puede pasar de ser relajante a llegar a cansarte.

– Hay que elegir un lugar algo sombreado, donde dé el sol durante unas 5-6 horas al día. A pleno sol todo el día el agua se recalienta demasiado y prolifera las algas; tampoco es bueno para los peces y las plantas.

– El lugar debe estar resguardado del viento para evitar que se evapore mucho agua y que se perturben los chorros de las fuentes.

– No debemos colocar cerca del estanque plantas que pierdan mucha hoja, ya que éstas lo mantendrían siempre sucio.

– El diseño del estanque puede ser muy variado. Dependerá de los gustos.

– Es conveniente incluir chorros, aunque sea uno pequeño que lance el agua a poca altura, ya que al mantener el agua en continuo movimiento ésta se va oxigenando y se evita la formación de algas.

– Puedes optar también por incluir en tu estanque plantas acuáticas que te mantengan el agua limpia y así evitas el tratarla con productos químicos que impedirían que los pájaros bebieran con seguridad.

– Además de su función decorativa el estanque atrae a los pájaros a beber. Cosa positiva ya que nos mantendrán el jardín limpio de insectos que pueden dañar nuestras plantas.

Espacio de recreo:

Es importante tener un rincón en el jardín destinado a pasar un reto, bien sea relajándose o disfrutando de una comida al aire libre. En esta zona debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

– Debemos tener sombra, por tanto, si no la conseguimos deforma natural, debemos recurrir a pérgolas, cenadores, sombrillas… Una buena solución es una pérgola o un cenador que nos darán también intimidad y podemos aprovecharlos para colocar plantas trepadoras.

– Si colocamos barbacoa podemos optar entre barbacoas móviles o de obra. En cualquier caso debemos colocarla en un lugar protegido del viento y asegurándonos de que alrededor no haya vegetación frondosa que pudiera provocar un incendio.

– Debemos dejarle una buena iluminación para que podamos disfrutar también de noche. En el mercado podemos encontrar tanto iluminación eléctrica como solar. Las segundas nunca nos darán una luz tan intensa.

– Debemos colocar muebles que podrán ser de madera, plástico, piedra, aluminio… La madera nos dará un ambiente más cálido y natural, si bien es menos resistente y requiere mantenimiento. También podremos optar por tarimas de madera para el suelo, celosías, jardineras y otros elementos en madera que nos ayudarán a crear ambiente. Lo único que debemos tener siempre en cuenta es que la madera necesita que se le aporte periódicamente aceite para que se mantenga hidratada.

– Además de los muebles, podemos utilizar un sinfín de elementos que nos ayudan a decorar como farolillos, velas, jarrones, figuras,…