Picea omorika

Nombre científico o latino: Picea omorika (Panc.) Mast.

 Nombre común o vulgar: Picea de Serbia.

 Familia: Pinaceae.

 Origen: Serbia (Yugoslavia). Se cría sobre calizas, junto al río Drina (en el sur y oeste de Yugoslavia) entre los 600 y 1.400 m de altitud.

 Madera de excelente reputación desde la antigüedad, siendo muy buscada en la Edad Media para la fabricación de mástiles y carpintería naval.

 Árbol perennifolio, monoico, que alcanza los 30-40 m de altura.

 Porte estrechamente cónico.

 Corteza pardo-purpúrea, agrietada en placas cuadradas.

 Acículas aplanadas con ápice mucronado, dispuestas en abanico sobre el ramillo, de unos 2 cm de longitud, verde oscuro brillantes por el haz y con dos bandas blancas en el envés.

 Conos colgantes, de hasta 6 cm de longitud, de color violeta oscuro de jóvenes, tornándose marrón claro en la madurez.

 Resistente a las heladas y poco exigente en cuanto a la naturaleza del suelo. En España se cultiva como planta ornamental.

 Hojas: Planas y superpuestas dirigidas hacia afuera. 1-2cm de largo de color verde oscuro.

 Es adaptable a diversas condiciones de suelo, incluidos los de naturaleza calcárea.

 Usos: Para forestación. También como ornamental.

 Prefiere suelos profundos y no demasiado secos ni ácidos.

 No tolera el clima mediterráneo.

 De ordinario se propagan sin dificultad por semilla, ya sea en otoño o estratificadas en el invierno y sembradas en primavera.

 Presentan letargo del embrión, requiriendo de 1 a 3 meses de estratificación alrededor de 4ºC para tener una buena germinación. Las semillas de Picea abies, Picea engelmannii y Picea glauca var. albertiana están entre las que dan buena germinación sin estratificarlas.