Consejos de cultivo para una orquídea Cambria

 4

Las botánicas del género Odontoglossum, de las cuales muchas han sido transferidas a nuevos géneros (por ejemplo Osmoglossum), provienen de regiones montañosas como la Cordillera de los Andes o América Central y, tanto estas como sus híbridas, pueden ser consideradas orquídeas de invernadero frío. Mientras que el cultivo de las Odontoglossums es generalmente delicado, el de la mayoría de sus híbridos es más fácil.

Luz:

Las Cambrias soportan una luz bastante intensa. Una ligera pigmentación roja en la base de las hojas significa que pueden soportar un máximo de luz.

Temperatura:

Desde 10- 12°C durante la noche en invierno hasta 20-24°c durante el día en verano. Las Cambria son plantas sensibles que soportan bien las temperaturas episódicas de 7°C durante el invierno, pero mucho peor las temperaturas superiores a 25°C durante el verano. Como todas las orquídeas tropicales de altitud, necesitan una gran diferencia (de 6 a 8°C) entre el día y la noche para que se produzca la floración. Resulta necesario así sacar las Cambria al exterior en verano.

Humedad y riego:

Se necesita habilidad, porque nunca hay que dejar que el sustrato se seque. Si no, las hojas de la orquídea crecen en acordeón sin empapar el sustrato. Humedad constante con buena ventilación. Sin reposo en invierno pero hay que disminuir el riego en función de la temperatura.

Fertilizante:

El fertilizante equilibrado en razón de 1 gramo por litro de agua, repartido en 4 riegos parece una buena solución (asimilación más rápida).

Floración:

Las Cambria pueden florecer cada 8 meses ya que, en general, los nuevos seudobulbos crecen y florecen rápidamente.