Archivos de la categoría Plantas

Planta Schefflera cuidados

1726

La Cheflera es una de las plantas de interior más populares que se comercializa actualmente. Pertenece a la familia de las Araliáceas y es originaria de las zonas tropicales de Taiwan, Nueva Zelanda y Asia sudoriental.

Totalizan unas 150 especies y las dos más conocidas son:

    Schefflera actinophylla (=Brassaia actinophylla). Con el tiempo se hace un árbol de 7-8 m de altura.

    Sigue leyendo Planta Schefflera cuidados

La cycas revoluta, palma del sagú, o sagú del Japón

1612

La cycas revoluta es considerada como una especie rara y primitiva, originaria de Japón, y que se suele cultivar en el interior, ya que le cuesta mucho adaptarse al frío. En climas templados cada vez las podemos ver más en exteriores, (y más con el cambio climático). Si te atrae la idea de añadir una cyca revoluta a tu jardín.

Sigue leyendo La cycas revoluta, palma del sagú, o sagú del Japón

Los cuidados de la lavanda

La mayoría asociamos la lavanda con productos para lavar la ropa y suavizantes. Lo que a lo mejor no sabíamos es que tiene propiedades desinfectantes, calmantes, antisépticas y digestivas. Además, aporta un aroma a tu jardín que no puedes desaprovechar. Si tienes interés por conocer los cuidados de la lavanda, continúa leyendo.

SAM_5744

Detalles particulares del cultivo de la lavanda

La lavanda es una planta endémica de la zona del mediterráneo que podemos verla crecer de forma salvaje. También se conoce como espliego y es cultivada tanto por sus propiedades medicinales como por su valor ornamental y aromático para el jardín. En cuanto al hábito de crecimiento, puede llegar a superar el metro de altura y produce unas flores azuladas que superan en altura a las hojas. Ahora ya nos toca comentar los cuidados de la lavanda.

Clima y suelo, los primeros cuidados de la lavanda

Es típica de climas mediterráneos, templados y cálidos. Necesita grandes dosis de luz para su crecimiento (y en la zona del mediterráneo no nos podemos quejar). Soporta además los inviernos fríos y las heladas, aunque dependiendo de las temperaturas invernales que se acumulen pueden reducir el rendimiento de la lavanda.

En cuanto al suelo, la lavanda es una especie rústica que se adapta muy bien a cualquier estructura de suelo. Aun así, prefiere los suelos ligeros, de arena o arcilla y con un contenido medio en materia orgánica. El drenaje también es importante y con ello evitaremos encharcamientos inadecuados que puedan pudrir las raíces.

Consideraciones del riego en los cuidados de la lavanda

La lavanda es un cultivo que soporta bien los periodos de sequía, típicos del clima mediterráneo donde, a veces, hay meses sin que llueva. De hecho, la lavanda que crece de forma salvaje sólo tiene la aportación de la lluvia y sobrevive. Si lo que quieres es sacar el máximo partido de esta planta aromática y realizar los mejores cuidados de la lavanda es conveniente aumentar esas dosis de riego. 1 riego a la semana es suficiente para cubrir sus necesidades.

La multiplicación de la lavanda

Hay varios tipos de formas de conseguir multiplicar la lavanda. Vamos a comentarlas:

Multiplicación por semillas: se suelen plantar antes en semillero y cuando germina y crece un poco se trasplanta. Las semillas tardan entre 1 mes y 3 meses en germinar, y necesitan buenas condiciones de humedad y temperatura (15ºC) y el riego ha de ser frecuente. La forma de extraer las semillas de las flores es estrujándolas o bien agitándolas sobre una mesa para verlas caer. Se suele plantar a principio de primavera para realizar el trasplante en otoño-invierno.

Multiplicación por estacas o esqueje: se suele hacer así por la facilidad y porque se obtienen plantas semejantes a la madre.  Al final del verano, cuando la floración acaba, se elige una rama de 10-15 cm, de consistencia leñosa. Se realiza un buen corte, se eliminan las hojas inferiores del tallo y se planta. Se estimular el enraizamiento con productos para tal fin. Además cubriremos la maceta con una botella o con una bolsa para simular un invernadero improvisado.

Cuidados de la Gazania

La gazanias son flores que se abren con el buen tiempo. Si el día está nublado u oscuro permanecerán cerradas. El trasplante de esta especie se realiza una vez que alcancen el tamaño idóneo y haya desaparecido el peligro de heladas.
Existen varios tamaños de gazanias, siendo recomendables para terrazas o balcones las de menor tamaño.

guzmania2

Nombre científico: Gazania x hybrida, Gazania splendens.
Nombre/s comunes: Gazania y agazania.
Origen: Es una especie de Sudáfrica.
Familia: Asteraceae.

Características

Hojas: Las hojas de las gazanias son finas y muestran un color verde plateado.
Flores: Las flores son parecidas a las de la margarita, pero de mayor tamaño. Además presenta una gran variedad de tonalidades diferentes.
Estilo: Es una planta perenne cultivada como anual.
Altura: Alcanza como máximo una altura de unos 20 cm aproximadamente.

Cuidado:

Siembra: La siembra se realiza durante todo el año.
Abono: Durante la época primaveral y veraniega es necesario añadir en el riego un abono mineral cada quince días.
Riego: El riego debe incrementarse en el verano, pero hay que evitar el exceso de humedad.
Luz: Tienen que estar posicionadas en una zona soleada, para que sus flores puedan abrirse y mostrar todo su esplendor.
Temperatura: Necesita climas suaves para tener un correcto crecimiento. Cuando comienzan las heladas es recomendable guardar estos ejemplares en el interior de nuestros hogares, por lo que es una perfecta planta interior.
Sustrato: No es muy exigente con el tipo de suelo que necesita para desarrollarse, pero prefieren que sean ligeros.
Multiplicación: Se multiplica por semillas a principios de primavera y finales de los meses de invierno.
Floración: El proceso de floración de esta original especie comienza en primavera y termina al final del verano.
Plagas y enfermedades: Las plagas que más afectan a esta especie son los ácaros y especialmente la mosca blanca.

Plantas temporada Otoño-Invierno

A continuación detallamos  los cuidados de algunas plantas de temporada de otoño- invierno, si os parece podéis ir aportando ideas para esta temporada, en este blog o en Facebook.

pensamiento

Pensamiento (Viola x Wittrockiana). De todas las plantas anuales de la temporada otoño-invierno, el pensamiento es sin duda la más florida de todas. No deja de florecer durante todo el invierno, llegando a su esplendor a finales de esta estación. Con los primeros calores intensos, la planta decae. Existen muchas variedades de pensamientos, unos con grandes flores, otros con flores medianas y la Viola de flores pequeñas y delicadas que presentan un porte más compacto. La gran gama de colores y flores que existen, hace que sea una planta perfecta para realizar multitud de combinaciones, tanto utilizado exclusivamente pensamientos, como en conjunto con otras plantas. Sigue leyendo Plantas temporada Otoño-Invierno

Cuidados del ASTER STARLETTA

Descripción
Su nombre significa “estrella” en latín, por la forma de sus pétalos, estrechos y puntiagudos. Dentro de las variedades que podemos encontrar, podemos distinguir entre herbáceas, perennes y vivaces.

Existen alrededor de 500 especies distintas en el género áster en el mundo. Entre ellas hay infinitas variedades: rastreras, espigadas, de multitud de colores y tamaños distintos, etc.

Posee un botón central normalmente de color amarillo, aunque en ocasiones muestra un tono púrpura. Su fisonomía es extremadamente semejante a la de la margarita de los prados.

SAM_6170
Floración
Sus flores suelen aparecer al final del verano y persistirán durante casi todo el invierno, ya que aguantan muy bien los fríos.
En caso de heladas muy extremas, su parte aérea desaparece, quedando bajo tierra las raíces aún vivas, que rebrotarán al subir las temperaturas. También hay áster de floración primaveral menos resistentes que los otoñales.

Cuidados
Riego moderado, frecuente, pero evitaremos los encharcamientos.
Luz: le gusta el sol, pero necesita protección durante las horas y épocas de más calor.
Tipo de suelo: bien drenado y rico en humus.
Abonado: en otoño, necesita estiércol o humus de lombriz.
Reproducción: por semillas en primavera u otoño.
Multiplicación: en primavera será momento de sacar esquejes y en otoño podemos dividirla para conseguir nuevos ejemplares.

Curiosidades
Las variedades de áster de floración otoñal, resultan especialmente resistentes con respecto a otros miembros de su familia.
El áster es muy apropiada para arriates o rocallas y su amplia variedad de colores nos ofrece la posibilidad de incluirlos en cualquier composición, aportando a ésta un toque alegre.
Desde la antigüedad ha sido identificada con el amor y sus divinidades. Como amuleto se portaba para conservar a la pareja.

 

Cuidado de hortensias en macetas

Las coloridas y grandes flores de la hortensia la hacen una perenne favorita en los jardines y también en patios y solares. Aunque algunas personas eligen trasplantar las hortensias de las macetas al suelo, estas plantas son lo suficientemente rústicas para sobrevivir en contenedores. Las flores son duraderas y las plantas forman grandes arbustos que aportan belleza a cualquier lugar donde se las coloque. La clave para una hortensia sana en maceta reside en su cuidado.

SAM_5717

Suelo

Las hortensias crecerán en climas frescos a templados, con temperaturas de entre 50 y 60 ºF (10 a 15 ºC). Generalmente florecen desde inicios de verano hasta otoño. Según Home Herb Garden, las hortensias pueden ser blancas o tener tonos azules, verdes, rosas, púrpuras y rojos. El color puede ser alterado mediante la regulación del ácido del suelo. Analiza el suelo con un kit de evaluación de pH. Las flores azules requieren un pH de 6,5 o inferiores, mientras que los tonos rosas precisan un pH de 7 o superior. Agrega sulfato de aluminio al suelo antes de que la planta produzca yemas florales para obtener tonos azules. Agrega superfosfato para obtener flores rosas. Riega bien las plantas cuando haga calor y mantenlas fuera del sol directo. Sin embargo, nunca debes dejarlas con agua estancada porque esto puede causar pudrición de raíces. Flower Shop Network dice que a las hortensias les gusta el suelo húmedo porque prefieren una ubicación semi soleada. Bella Online recomienda fertilizar algunas veces durante la estación de crecimiento, siguiendo las instrucciones del tipo de producto elegido. Cuando las plantas sean demasiado grandes para sus macetas, trasplántalas a contenedores más grandes. Usa sustrato fértil con partes iguales de turba o arena para que tenga buen drenaje. Vigila la presencia de insectos como áfidos, caracoles y babosas en las hortensias de aire libre, tanto en la planta como en el suelo. Trátalas con un plaguicida diseñado específicamente para hortensias.

Poda

Las hortensias pueden ser podadas para mantener la forma y el tamaño bajo control. Corta las flores y hojas muertas regularmente pero no podes inmediatamente después del trasplante. Dale a la planta tiempo para que se adapte. La poda no es aconsejable a fines de verano ni en otoño porque la planta puede no rustificarse lo suficiente para sobrevivir al frío venidero. Cada tres años, poda las raíces a inicios de primavera, antes de que la planta empiece a brotar. Retira la hortensia de la maceta y elimina cuidadosamente las matas de raíces viejas o podridas. Luego vuelve a plantarla en el contenedor actual o colócala en uno más grande siguiendo los pasos previamente indicados. Elimina la madera vieja todos los años antes de la floración estival. Corta los tallos muertos, podridos o debilitados a la altura de las últimas yemas. Aunque esto puede hacer que la planta no florezca completamente durante ese verano, producirá nuevo crecimiento que resultará en un mejor estado de salud de la planta.

Preparación para el invierno

Protege a las hortensias en maceta del frío de invierno siguiendo uno de los métodos . La primera recomendación es colocar las plantas en un garaje o sótano que pueda ser calefaccionado para proteger a las plantas de las heladas. Otra es envolver a las plantas cuidadosamente con gomaespuma de 1/2 pulgada (1,2 cm) de espesor, cubriéndola completamente para evitar el daño por heladas. También puedes cubrir la parte de la maceta con materiales aislantes para proteger el centro. En la mayoría de los casos, esto asegurará el rebrote primaveral.

El cuidado de las gardenias

El arbusto de la gardenia tiene interesantes características ornamentales, las cuales pueden ser utilizadas para embellecer nuestro jardín. Las gardenias necesitan de ciertos cuidados para que crezcan en perfectas condiciones. Conocer estos cuidados puede ser determinante para el desarrollo de estas plantas.

SAM_6290
Las gardenias son unos arbustos muy conocidos en el mundo, ya que se cultivan con el fin de decorar y embellecer los jardines. Esta planta tiene unas flores muy llamativas, las cuales presentan diversos colores.

El cultivo de la gardenia debe realizarse en zonas donde las temperaturas no desciendan de los 10 grados Celsius. Temperaturas más bajas pueden afectar seriamente a la gardenia, por lo cual se aconseja disponer de un sistema de protección contra el frío si se cultiva en zonas heladas.

Si las hojas de la gardenia presentan pequeñas manchas de color amarillo, es posible que estén siendo atacadas por pequeños ácaros. Estos pueden eliminarse mediante la aplicación de un pesticida orgánico o limpiando las hojas con agua.

Es aconsejable plantar las gardenias en compañía de especies aromáticas, de esta forma se puede repeler a los insectos que la atacan y dificultan su crecimiento.

Las gardenias requieren ser abonadas frecuentemente, es aconsejable agregar un fertilizante orgánico rico en hierro una vez al mes. Este arbusto crece muy bien en suelos ácidos, por lo cual el abono natural necesita ser ácido.

Es importante encontrar un buen equilibrio entre la luminosidad y la sombra para el cultivo de esta planta. La gardenia no tolera la radiación solar ni la sombra en exceso. En determinadas circunstancias puede resultar conveniente cultivarla bajo mallas de sombra.