Archivos de la categoría Obra Social

Cuidados de la planta Scaevola humilis, Escévola o Abanico

El género Scaevola pertenece a la familia de las Goodeniáceas e incluye más de 100 especies. La Scaevola humilis es originaria de Australia.

También se conoce científicamente como Scaevola aemula y vulgarmente como Escévola o Abanico.

images

La Escévola es una planta vivaz semisuculenta de crecimiento rápido que alcanza los 25 cm de alto y tiene un porte rastrero o colgante. Presenta hojas algo dentadas y de color verde intenso. Las flores azul-violeta son pequeñas, de 5 pétalos y con forma de abanico. Florecen durante el verano y bien entrado el otoño.

Se utiliza para rocallas en lugares secos y en macetas para balcones y terrazas. Puede cultivarse bien en ambientes marinos o en ciudades pues soporta la contaminación.

Estas plantas necesitan una exposición a pleno sol o a semisombra.

El suelo deberá estar muy bien drenado y ser fértil y suelto.

Los riegos deberán ser escasos, pues resiste muy bien la sequía. Su peor enemigo es el exceso de agua.

Conviene ir eliminando las flores marchitas para fomentar la producción de más flores.

Abonar quincenalmente con fertilizante mineral durante la floración.

Es una planta bastante resistente aunque puede ser atacada por pulgones.

Se puede multiplicar por esquejes en primavera.

Una planta modesta y elegante la Livistona

La Livistona es una palmera que procede de las pluviselvas tropicales y subtropicales del Sudeste asiático y de Australia. Los aborígenes consideraban el corazón de la planta como un manjar. El barón Livistone, fundador del jardín botánico de Edimburgo, la describió por vez primera en el año 1670.

DSC_0072
La Livistona tiene hojas en forma de abanico y tallos espinosos. Esto la convierte en la más elegante entre las palmeras. Desde su corazón se forman continuamente hojas nuevas, y así mantiene su belleza y alegría. Es llamada también ‘Palma de abanico’ u ‘Hoja redonda’.
En comparación con otras variedades, tu Palma de abanico permanece pequeña, lo cual va con su naturaleza: es ‘petite’, modesta y elegante.

Emplazamiento
La Livistona adora la luz, pero ten cuidado con la luz directa del sol, sobre todo al mediodía. Entonces las hojas se podrían quemar.
Agua y abono
Una palmera no necesita mucha agua, pero tampoco gusta de estar en tierra seca. En primavera puedes añadir un poco de abono para plantas al agua de riego cada dos semanas. En verano, a temperaturas por encima de 25 °C, existe el riesgo de que se seque. Por eso hay que regar tu Palma de abanico adicionalmente durante períodos calurosos. En invierno, al contrario, debes mantenerla tan seca como sea posible.

Temperatura
La Livistona crece como mejor a una temperatura a partir de 18 °C.

Cuidados Pieris japonica

Este género al que también se le conoce con el nombre de Andrómeda, está formado por arbusto de generalmente poco desarrollo, si bien muchos de ellos pueden alcanzar alturas considerables de entre 6 o 7 m según su zona de origen.

SAM_6238

Se trata de arbustos de crecimiento lento, pero rústicos, resistentes y atractivos.

Pertenecen a la familia de las Ericaceae, que agrupa a un considerable número de plantas adaptadas a terrenos pobres y ácidos.

Este Pieris es un arbusto originario de Japón y en su mayor desarrollo alcanzará a lo sumo 4 m de alto.

Las hojas disfrutan de una naturaleza duradera, tienen forma lanceolada o estrechamente ovaladas, pueden medir hasta 8 cm de longitud, y tienen los bordes ligeramente dentados, de color verde oscuro y brillante por el haz y verde azulado en su envés.

Los nuevos brotes son verdaderamente atractivos y aportan gran viveza a la planta gracias a la coloración rojo anaranjado que pasa por el rosa pálido y que mantiene durante bastante tiempo.

Las flores son de color blanco crema o rosáceas, de pequeño tamaño con la corola globosa, colgantes, agrupadas en largas panículas ramificadas.

Uno de los grandes problemas que nos podemos encontrar a la hora de cultivar este género es que no soportan la presencia de cal en el suelo (calcífugas) es como se denominan a las plantas que no pueden prosperar en suelos calizos.

No obstante eso tiene fácil solución, sólo se trata de cambiar toda la zona de terreno de componente calizo por un sustrato ácido, de esta forma se podrá cultivar plantas con tal necesidad.

Tras esta operación, podrá vivir y desarrollarse perfectamente y proporcionar una bella nota de color al jardín o terraza donde se encuentre plantada.

La Andrómeda japónica es un arbusto que puede coexistir muy bien en asociación con otras plantas de sus mismas características en jardines en los que viven Rododendros, Ericas, Camelias y demás plantas que son eminentemente de condición calcífugas.

El sustrato tiene necesidad de riegos regulares pero no excesivamente copiosos.

Respecto a la orientación, por lo general se halla más a gusto en emplazamientos de semi-sombra que a pleno sol; hay que tener en cuenta que son plantas típicas de sotobosques no muy tupidos.

No requiere ningún tipo de poda u otras actuaciones por parte del cuidador, únicamente la supresión de las flores marchitas, que contribuirán notablemente a una mejor producción.

La multiplicación mediante semilla es lenta, ya que el crecimiento de la planta los primeros años es realmente escaso; de seguirse este procedimiento, la siembra debe efectuarse en primavera y bajo cristal.

El método más eficaz es el practicado a través de esquejes en verano, aunque el acodo también se puede practicar.

Los esquejes deberán tener una longitud de entre 10 a 15 cm de longitud y serán tratados con hormonas de enraizamiento para favorecer la aparición de raicillas con rapidez.

Hebe: una planta de jardín con muchas caras

Hay más de cien variedades de Hebe: florescientes y verdes, de hoja grande y pequeña, de hojas estrechas y anchas. La planta goza de mucha popularidad para arriates, jardineras y maceteros.
El surtido de Hebe se puede dividir en dos grupos.

 

SAM_6249

El primer grupo de Hebe consiste en las tradicionales variedades enanas de Boskoop, resistentes a las heladas y de hojas perennes, como la H. “Green Globe” (“Emerald Green”), “James Sterling”, “Autumn Glory” y H. Pimeloides. La mayoría de las plantas se comercializan en la subasta bajo “otras” en una maceta de 9 a 17 cm. Se utilizan las plantas sobre todo en la plantación y el mantenimiento de jardines y se las ofrecen muchas veces durante todo el año.
El segundo grupo consiste en las variedades de hojas policromadas, también conocidas como las variedades de Verónica, las cuales florecen alrededor de Todos los Santos. Se ofrecen en macetas de 9 a 12 cm. También las variedades enanas florecen alrededor de estas fechas.
Se cultiva tanto al aire libre como en el invernadero. Las plantas alcanzan una altura de 15 a 40 cm. Una nueva tendencia son los maceteros grandes. Estos mejoran la proporción entre la planta y la maceta aumentan el valor ornamental. Las variedades enanas medran bien en cubas, jardineras para el balcón y maceteros. Pero también lucen en arriates y cuadros, en jardines rocosos y como plantación alrededor de estanques. Generalmente resisten bien el aire salado, por eso es una planta apta para los jardines en la costa.
En cuanto al cuidado, dentro de casa, la Hebe se conserva durante 4 o 6 semanas, pero fuera de casa la planta puede vivir unos años. Le gusta un ambiente fresco. La mayoría de las variedades son resistentes a las heladas, sobre todo las enanas.
Las variedades enanas requieren mucha luz. La temperatura óptima para el almacenamiento es de 10ºC. Si la plantas están en carros, se deben sellar con plástico perforado. De esta manera puede entrar suficiente aire fresco.
Es una planta muy apta para una presentación exterior en el punto de venta. La planta puede estar en la luz directa del sol, pero requiere regularmente agua. El terrón no debe secarse. Aconséjeles a los consumidores añadir nutrientes a las variedades florescientes una vez al mes; las variedades de hojas perennes muchas veces requieren menos abono.

Cuidados de la planta Callistephus chinensis o Aster de China

El género Callistephus sólo tiene esta especie de planta anual originaria de regiones templadas de Japón y de China. Vulgarmente se conoce como Aster de China, Reina Margarita o Coronado.

SAM_6258
La Reina Margarita es una planta herbácea que alcanza, como mucho, los 80 cms de alto. Sus hojas son de un verde intenso, alternas, de borde dentado y con un poco de vello. Las flores, como integrante de la familia de las Compuestas, aparecen en capítulos al final de los tallos y se parecen a sus “primas” las margaritas. Florecen en verano y otoño y las flores pueden ser de muy diferentes colores (existen muchos híbridos).
Se utilizan en muy distintas aplicaciones debido al gran número de híbridos que hay.
Su ubicación ideal es a pleno sol, aunque pueden vivir en semisombra. Deben protegerse del viento e incluso, en algunas especies, es conveniente en tutorarlas.
Los Aster de China prefieren un suelo con abono orgánico (estiércol) que se abonará con fertilizante mineral durante la floración.
Los riegos deben ser moderados durante todo el año y aumentarlos un poco en la época más calurosa.
El principal peligro para estas plantas es la fusariosis (producida por hongos), por lo que hay que vigilar el exceso de riego.
Se pueden multiplicar por semillas sembradas en invierno en cajones con cristal.

Cuidados del Clavel Chino

Clavel Chino es una flor muy apreciada por los amantes de la jardinería por su vasta paleta de colores, su dulce aroma y su característico aspecto dentado. Es, junto a la rosa, una de las flores más conocidas y demandadas. La gran familia de los claveles cuenta con numerosas especies y variedades (algo más de 250), que permiten no sólo componer ramos de flores preciosos, sino también decorar jardines o balcones.

CLAVEL CHINO 1

Descripción
En el lenguaje corriente, bajo el nombre de “claveles” reunimos a las diversas plantas que pueden ser utilizadas como flores decorativas o para ramos, pero los verdaderos claveles son del género Dianthus, de la familia de las Caryophyllaceae. Entre las numerosas especies botánicas y hortícolas de claveles, distinguimos generalmente las siguientes: el clavel común, el clavel del poeta, el clavel coronado, el clavel de roca y el clavel de China.
El Clavel de China es una flor bianual que necesita pleno sol y una buena iluminación para crecer fuerte y abrirse ampliamente.
El suelo en el que la plantemos debe ser fértil, rico y con un buen drenaje para que no se encharque, situación que pudriría la flor. La florescencia dura entre junio y agosto. Al igual que el resto de claveles, son flores perfumadas. Su perfume es fuerte y, aunque puede disgustar a la gente, debemos pensar que ahuyenta a posibles insectos molestos y perjudiciales para el jardín. La altura que puede alcanzar esta flor ronda los 25 centímetros. Debemos plantarlas con un espaciamiento de 25 centímetros entre ellas.
El clavel, clavel chino o simplemente clavelito es una de las plantas de flor preferidas por los barquisimetanos y esta afirmación se debe a dos simple razones: La gran variedad de colores que otorgan vistosidad y belleza a los jardines o maceteros donde son plantados y a la facilidad de su mantenimiento, lo cual transforma al clavel en una buena adquisición tanto para el experto jardinero como para el principiante. La variedad de colores es enorme, se pueden encontrar desde blancos, rosas, fucsias, rojos, salmón, hasta variedades bicolores o tornasoladas que van del blanco más puro al fucsia más estridente. Mientras que sus cuidados son sencillos y se pueden resumir en tres factores: Luz, suelo y riego.
Luz
Son plantas de pleno sol, deben ser expuestas a diario por lo que el jardín exterior será su mejor opción a la hora de ser plantado en el suelo o en macetas. No es buen amigo de la sombra por lo cual los lugares cerrados y oscuros son un mal lugar para su colocación y que seguramente traerá como consecuencia la muerte de la planta. Claro está, que siendo Barquisimeto una ciudad soleada este uno de los aspectos que menos debe preocuparnos ,puesto que en la ciudad se cuenta con un clima muy acto para la vida del clavel.
Suelo
El suelo debe ser bien drenado, nada de suelos con exceso de humedad, mientras que el abonado debe ser ligero, con preferencia a sustratos naturales. Para especialistas: requieren de fósforo para el buen enraizamiento y de nitrógeno para obtener buen follaje.
Riego
Diario y regular cantidad. En nuestra ciudad el riego es importante hacerlo en horas de la tarde o noche siendo las 6:30 pm la hora ideal, puesto que por la acción del sol se puede crear un efecto lupa que dañe las plantas, en días muy calurosos si la planta parece flácida con hojas blandas y caídas se debe duplicar la cantidad de agua.
Posibles Plagas y Enfermedades
Las babosas se alimentan de los tallos del clavel, de sus hojas, flores, yemas, provocando agujeros en la planta. Existen también unas pequeñas babosas negras que atacan las partes subterráneas de la planta: las raíces y los bulbos. Los pulgones son insectos que pueden presentarse de numerosas formas. Pero todos ellos actúan de la misma manera: chupan la sabia de las plantas debilitándolas provocando así la intrusión de otras enfermedades con virus o agallas. La roya es un hongo. Por fortuna, es sencillo identificarlo, ya que las plantas que sufren este hongo presentan bultos anaranjados sobre la cara posterior de las hojas y en los tallos.
Tortrix europeo
Mariposas cuyas larvas se alimentan de las hojas y botones florales, Pulgones: Plaga mas frecuente en el cultivo del clavel. Los pulgones pican las hojas y flores para succionar la savia.
Trips
Insectos chupadores que tienen varias generaciones anuales. Debido a su pequeño tamaño, un adulto puede penetrar fácilmente cuando se haya formado el botón floral al interior de este y realizar allí su puesta. Se alimentan de los pétalos que están naciendo y cuando la flor madura aparecen decoloraciones sobre los bordes de la flor. Salen en primavera y durante el verano.
Fusariosis
Enfermedad que progresa de abajo hacia arriba del clavel. Se observa que las hojas inferiores están secas y las de arriba no y que cuanto más afectado está el clavel, menos hojas superiores quedan sanas. En los estados finales, el tallo se agrieta por el exterior, dando aspecto de leña seca.
Mancha foliar
Los síntomas se manifiestan en las hojas al formarse lesiones circulares e irregulares con centros marrones y bordes de color pardo rojizo. Normalmente acaba en una necrosis de color pardo rojizo en el borde de las hojas. Pueden aparecer arrugas en las hojas y su posterior caida.
Modo de siembra
Siembra en semillero o recipiente cubierto con plástico La semilla se cubre con apenas 1 cm. de tierra. Mantener húmedo y en un lugar sombrío, a una temperatura constante de unos 13 grados. Una vez germinen, hay proporcionar más luz. Cuando alcancen una altura de unos 8 cm., trasplantar a su lugar definitivo, manteniendo un marco de separación entre plantas, de unos 20 cm. El diámetro ideal de las macetas a las que trasplantar, es de 8 cm. Sencillo de cultivar. Una buena mezcla de compost es la siguiente: Dos medidas de tierra negra, una de turba, otra de mantillo y una de arena. Conviene agregar algunas piedras calizas para obtener un buen resultado. Tras la floración es conveniente podar completamente los tallos para favorecer la calidad de la floración posterior.

 

Cuidados del Asterisco o Margarita de mar

Produce una mata de tamaño reducido, su altura oscila entre los 25 ó 30 cm, es raro que supere esta longitud. Es una herbácea perenne, muy ramificada más o menos erguida con base leñosa, vellosa y tacto algo áspero.

1023
El nombre genérico de Asteriscus procede del griego ‘asteriskos’, que significa pequeña estrella.
Es muy apreciada por su rusticidad, está adaptada a las zonas semiáridas o que son complicadas o más difíciles para que prosperen otras plantas. Forma parte de la familia de las compuestas o Asteraceae.
Crece fundamentalmente en acantilados marítimos y zonas muy próximas a la costa, es una especie excelente como planta tapizante para cubrir grandes superficies en combinación con otras especies; en balcones y terrazas soleadas se dará muy bien cultivada en jardineras colgantes.
Es una planta interesante desde el punto de vista ornamental, ya que, además de su belleza, es una especie muy tolerante tanto a la salinidad, lo que permite utilizar aguas de riego de poca calidad.
Los tallos están cubiertos de unos pelillos cortos de color blanquecino. Las hojas surgen alternas, enteras, acanaladas en el centro, notablemente espatuladas y de peciolo corto.
La distribución corresponde a la zona Mediterránea occidental. En la Península Ibérica aparece por todo el litoral mediterráneo, desde Cataluña hasta Andalucía, así como en las Islas Baleares. En la Región de Murcia se da en toda la franja litoral.

Se ha cultivado ocasionalmente en pequeños jardines, dando también muy buenos resultados en jardines de rocallas o con plantas crasas.
Es imprescindible situar a la Margarita de mar a pleno sol, para que florezca de manera copiosa y prolongada.
Goza de una floración por un dilatado espacio de tiempo, generalmente desde el mes de abril hasta septiembre o algo más, dependiendo de la climatología, en zonas cálidas puede estar floreciendo durante una gran parte del año.
El color de las flores puede variar de amarillo limón a un amarillo más dorado.
Tiene un buen nivel para soporta altos niveles de insolación, las sequías estivales y los suelos salinos, pero tiene una moderada resistencia a las heladas.
Hay que regarla de manera muy moderada, evitando los suelos empapados o mal drenados que puede ocasionan su pudrición.
Se reproduce muy bien por semilla, sembrada tanto en otoño como en primavera. El tamaño de las semillas es muy pequeño, por lo que normalmente se siembra en bandejas para luego trasplantar a bandejas.

Camelias : conocerlas es amarlas

La elegante flor de la dama de Alejandro Dumas y las chaquetas de Chanel tiene entre febrero y abril su momento más espléndido. Contra el fondo verde oscuro de su brillante follaje se abren las corolas rojas, escarlatas, rosadas, blancas, en un asombroso despliegue de formas. Conocer las exigencias de estas bellas hace posible disfrutar de su compañía.

 SAM_5711

Si la Camellia sasanqua y la Camellia hiemalis dan sus flores en otoño- invierno, los capullos de la Camellia japonica, la Camellia reticulata y la híbrida Camellia x williamsii se mantienen cerrados varios meses más para estallar entre febrero y abril en espectaculares corolas.

• Exposición al sol y orientación: Las camelias se pueden plantar al sol solo si se vive en Galicia o Asturias. En Madrid, Levante y el sur de España no lo tolerarían; en estas regiones lo adecuado es una orientación norte o este. Se trata de una planta de semisombra que necesita un sitio fresco y bien orientado. La posición tiene especial relevancia en las zonas más frías, ya que, aunque son rústicas o semirústicas (-17 a -7, USDA 7-9), es importante que cuando hiele reciban calor pronto por la mañana. También se pueden cultivar en el interior de una casa si se dispone para ellas de un lugar luminoso y húmedo, alejado de la calefacción y los humos de la cocina.

• Humedad ambiental: La camelia exige un ambiente húmedo. El viento seco la afecta sobremanera ya que puede quemar los brotes que emite tras la floración, en los que se forman los botones florales del año siguiente. En una terraza, la orientación este o norte la protegerán de los vientos cálidos y secos que llegan desde el sur.

• Riego: Debe ser generoso y mucho mejor si es con agua de lluvia o neutra. El sustrato ha de estar húmedo, pero nunca encharcado.

• Abonado: Entre marzo y junio necesitan un fertilizante con mayor cantidad de nitrógeno, que favorezca el desarrollo vegetativo, y entre julio a septiembre con menos nitrógeno y más fósforo y potasio. El abonado se ha de suspender desde finales de septiembre. Lo mejor es usar abonos líquidos para suministrarlos diluidos en el agua de riego.

• Acolchado: El mulching permitirá que la humedad del sustrato se conserve y protegerá las raíces del efecto de las heladas, especialmente si el cultivo es en maceta.

• Enemigos: Las plagas más comunes que afectan a las camelias son los pulgones y la cochinilla y su herencia, la fumagina, hongo que se desarrolla sobre su melaza. Se combaten con un insecticida sistémico; en el caso de la cochinilla, se debe aplicar en mayo- junio, como también aceite de verano.

• Poda: Las camelias son de lento crecimiento y en general no necesitan poda. En caso de que hiciera falta, ya sea porque ha crecido demasiado o se busca conseguir un ejemplar de forma más compacta, debe hacerse justo cuando ha acabado floración y antes de que surjan los nuevos brotes.

• Desbotonado: El raleado de los botones para conseguir flores de mayor calidad es una operación solo para profesionales. Los botones florales de las camelias pueden tardar unos seis meses en desarrollarse (se empiezan a ver en julio-agosto).

 Cuándo y cómo trasplantarlas

 Las camelias en contenedor que se venden en los centros de jardinería pueden trasplantarse en cualquier momento. No obstante, lo ideal es cuando el ejemplar ha terminado de florecer y todavía no han comenzado a desarrollarse los nuevos brotes, especialmente si es de tierra a tierra. También es buen momento el otoño, cuando entran en su fase relativa de reposo. La época menos conveniente es cuando hace mucho calor. Necesitarán un sustrato rico en humus, ácido (pH 5,5-6), suelto y que drene bien. Se puede utilizar una mezcla de turba ácida, tierra y arena silícea en relación 7+3+2, o por tercios si la tierra no es muy caliza. Las camelias pueden convivir con otras acidófilas: la combinación con rodondendros es muy clásica, pero también van bien con pieris, brezos, rosales rugosos, peonías (ver Un jardín de acidófilas)…

 

Qué le está pasando sí…

 • Los capullos no se abren y se secan: Muchas veces esto se produce por una carencia de humedad ambiental.

• Da pocas flores: Hay variedades más florífi cas que otras, pero puede dar pocas flores porque se ha podado a destiempo (la floración depende del brote de primavera).

• Las hojas pierden brillo y se curvan hacia abajo: Suele ser síntoma de sequía.

• Las flores se caen antes de ponerse mustias: En general ocurre por falta de humedad o de vigor (habría que averiguar la causa), pero también por culpa de un hongo.